De GERMÁN TOLABA: “EXTRAÑOS MODOS” potencialmente interesante

E-mail Imprimir PDF

 Los riesgos de MARIKÉ MUÑIZ y la capacidad actoral de LUIS CARAM. Tuvimos la sensación, razonada y sedimentada al salir de la obra,  que esta pieza fue fracturada innecesariamente. Pensada de una forma, aplicada con efectos contrarios. Estamos hablando de impresiones; disímiles ellas, pero no contradictorias.


Está claro (más cercano a una verdad de perogrullo) que cuando se articula, se pretende lograr un efecto, o bien, producir una comunicación. 
Germán TOLABA claramente lo quiso y apeló a recursos visuales y sonoros, pero que fueron en desmedro del clima y de las interpretaciones. Lamentablemente. 

El planteo está claro. Un hombre angustiado y una mujer a su disposición. La subordinación, la sumisión, la soledad, el olvido, la angustia, las miserias están marcadas.
Pero, pretendidamente subrayadas por la música, cortando irremediablemente un clima que podría haber intensificado la notable actuación de Luis Caram (por sus pausas, por su entonación y expresión cada vez demuestra ser más actor). Y alcanzar otros ribetes los riesgos y exigencias asumidas por Mariké Muñiz desde lo físico, a través de poses y expresiones,  para envolver con su seducción. 

Son muy saludables las intenciones que pretenden potenciar los climas con la música y las interpretaciones con los contrapuntos.
Nos quedamos con la sensación de que ALGO las quebró, y ese algo impidió que esta obra sea interesante en más de un supuesto.
 

Texto: Víctor LANGUASCO.
 

Las críticas de Teatro más leídas

Fuera de Foco Entrevistas

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.