Cobertura Mar del Plata 2013: "La Cabra, o ¿quién es Sylvia?" de Albee, presenta a un talentoso Chavez

E-mail Imprimir PDF
La temporada marplatense 2013, presenta variedad de opciones teatrales; entre las cuales se encuentra la multipremiada obra "La Cabra, o ¿quién es Sylvia", dirigida y protagonizada por Julio Chavez, y acompañado por Viviana Saccone. Obra que se presenta de miercoles a domingo, se aleja de los lamentos de una supuesta lectura lineal de temporada mala (en lo teatral) y demuestra que el buen teatro sí puede estar a sala llena.

Halagar a Julio Chavez, por su talento, profesionalidad y obsesión, en sus roles interpretativos, es caer en lugares comunes, lo cual no dista de ser justo. El caso de la obra de Edward Albee, no es en absoluto, una excepción. 

Julio Chavez, representa a Charlie un afamado arquitecto; exitoso, quien se encuentra en la cumbre de su carrera, ganando recientemente el premio Pritzker. Éste jefe de familia, visión progresista; con una bella mujer (Viviana Saccone), y su hijo (Santiago García Rosa), el cual es homosexual, pero ésto no repercute en absoluto un dilema en su familia, alejandose de esta manera del conservadurismo. Tienen una vida compleja desde lo excepcional, pero radicalmente lineal en el amor.

Como su mujer se lo dice, "la vida te prepara para momentos difíciles, complejos; pero no para ésto". Sí, algo totalmente inesperado sucede. En el devenir de la vida del arquitecto, le sucede el enamorarse de "alguién", "algo" inesperado: una cabra. Ella es Sylvia. Y sí, no es tan sólo un animal. Tal como Charlie (Julio Chavez) lo menciona, ella es pureza, ingenuidad, algo nunca visto.

Éste enamoramiento, trasciende lo "normal", y lleva a una comedia, con diálogos que rondan la comicidad, a una comedia negra, y hasta finalmente una tragedia.

¿De que habla "La Cabra..."? Del amor. De sus formas. De lo esencial. De los prejuicios, pero también de nuestras debilidades. Y hasta expone la moralidad de las personas. 

En la dirección, Julio Chavez, sabe llevar la obra. Captar la atención de un público, para que pueda adentrarse conjuntamente en la problematica de la familia. Con cerca de hora y cuarto, para que el público termine ovacionando de pie a un buen elenco que lo compone.

Una vez más se demuestra, que el talento y contenido es respetado. Y sí puede estar a sala llena.

Texto: Pietro Ferri


 
 

Las críticas de Teatro más leídas

Fuera de Foco Entrevistas

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.