El Nobel de Literatura no se entregará este año tras el escándalo de abusos sexuales

La Academia Sueca decidió que el año que viene concederán dos premios. El galardón se aplazó siete veces pero es la primera que se pospone por una polémica de este tipo.

La Academia Sueca anunció que no dará el Premio Nobel de Literatura este año tras la polémica surgida con las denuncias por acoso sexual del marido de una de las integrantes de la entidad, que ha llevado a una serie de miembros de la junta abandonar la institución.
La última vez que no se otorgó el premio de literatura fue en el año 1943, en plena Guerra Mundial.
El galardón no quedará desierto porque se dará en 2019 junto al de ese año, según ha asegurado la Academia en el comunicado en el que hacía oficial la decisión.
Es la crisis más grave del premio desde su creación en 1901.


El Nobel de Literatura solo ha quedado desierto en 1935 y no se ha dado en 1914, 1918, 1940, 1941, 1942 y 1943 debido a las dos guerras mundiales. Además, se ha pospuesto en otras siete ocasiones en busca de un “candidato adecuado”, pero en estos casos (1915, 1919, 1925, 1926, 1927, 1936 y 1949) siempre ha terminado por darse, la mayoría de ellos al año siguiente.

La Fundación del Nobel ha admitido que el premio debería ser entregado cada año pero ha recordado que las decisiones sobre los galardones han sido aplazadas en varias ocasiones. “Una de las circunstancias que puede justificar una excepción es una situación tan grave que lleve a que la institución no sea percibida como creíble”, ha informado la organización. Aunque el proceso de selección de candidatos transcurría al ritmo habitual, “es necesario que la Academia tenga tiempo para recuperar su fuerza plena, involucrar a una cantidad mayor de miembros activos y restaurar la confianza en ella antes de elegir un nuevo galardonado”.

Los diez miembros restantes de la institución, que ayer celebraron una reunión para discutir la cuestión, coinciden en la necesidad de desarrollar un nuevo marco de trabajo.


Abusos y filtraciones

Un escándalo de abusos sexuales y de filtraciones ha sacudido estos últimos meses a la Academia Sueca y ha derivado en una cascada de dimisiones. El pasado 13 de abril, la institución se quedó sin quorum para el Nobel de Literatura.La última en renunciar a su puesto ha sido la académica Sara Stridsberg. Con ella, seis personas han salido ya del organismo en el último mes. Solo 10 de los 18 asientos están ocupados, pues dos autoras boicotean a la institución por otros motivos desde hace años. Según los estatutos del centro, esta circunstancia no permitiría elegir a nuevos miembros.

El Nobel de Literatura solo ha quedado desierto en 1935 y no se ha dado en 1914, 1918, 1940, 1941, 1942 y 1943

La renuncia de Stridsberg llegó después de la salida de la académica Katarina Frostensony y la de la secretaria permanente, Sara Danius,encargada de anunciar el Nobel de Literatura. Frostenson, que llevaba 26 años como académica y miembro asociado del Comité Nobel, es la esposa del dramaturgo y fotógrafo francés acusado de abusos sexuales por 18 mujeres, Jean-Claude Arnault. A principios de abril, otros tres académicos —Klas Östergren, Kjell Espmark y Peter Englund— dejaron su silla en la institución.

El caso estalló el pasado noviembre, cuando 18 mujeres acusaron a Arnault públicamente en el diario Dagens Nyheter de acoso sexual, agresiones e incluso de violación. Abusos cometidos entre 1997 y 2007 —algunos de ellos en dependencias de la Academia o en uno de los lujosos apartamentos que la institución tiene en París o Estocolmo— y que, según la mayoría de quienes ahora alzan la voz, muchos de la élite cultural sueca conocían o sospechaban. Sobre todo, en la Academia.