Crítica al film "LA ESPOSA-The wife-" de BJORN RUNGE

Una buena película sostenida en su fineza y en las interpretaciones. Al conocer la historia de un Nobel de Literatura con la esposa detrás de toda su obra, uno sabe por donde puede desarrollarse y en qué aspectos se sostendrá el 6to. filme del director sueco de 57 años.


Y así es!

La película no trata ni quiere innovar en el drama. Pero lo hace con fineza, distinción del cine europeo que la diferencia.

Toda la historia es recorrida por la linealidad y por la dosis justa de dramatismo apuntado directamente a los protagónicos con la importancia de los secundarios.

No sobra nada, no falta nada, sus planos acentúan lo que quiere acentuar sin exagerar un ápice dándole cabida a GLENN CLOSE el papel que le cabe y a JONATHAN PRYCE la expresividad y la adustez necesaria, justa y notable. Así de fácil y así de difícil.

Lograr el contrapunto de ellos sumado a los conflictos que traen los secundarios, sobre todo el biógrafo resistido en Christian Slater, todo está teñido de fineza por la precisión con la duración necesaria.

Claro que conmueve, más aún en las confesiones y en la intimidad de la pareja que es donde saca más provecho aunque se vislumbra el desenlace pero la forma, siempre la forma, será la que nos impactará más. Y nos dejará como gusto personal, lo que hizo en todo el filme JONATHAN PRYCE y la sorpresa con SLATER y MAX IRONS, el hijo.

En el plano final de la esposa, expresada en la madurez de gran actriz de GLENN CLOSE (aquí mejor que en “Albert Nobbs”) se sintetiza esta buena película.

Texto: Victor Languasco