Crítica al Film “YO, DANIEL BLAKE”

LA HONESTIDAD de un GRANDE, tanto LOACH como DANIEL BLAKE. Lo increíble de este nuevo filme del británico KEN LOACH es lo apabullante, aunque parezca contradictorio en su realismo social sin ningún artero efecto.



Apabullante en su simpleza, en la construcción austera y fluida de todo lo que le sucede al protagonista título de la película y en su peregrinar por los Servicios Sociales de Newcastle a sus 60 años luego de un ataque al corazón.

Y son muchísimas cosas por la que atraviesa, humanas, de burócratas y burocracias, de la era digital con su sencillísmo conocimiento de carpintero y de la amistad con otra mujer y sus dos hijos en su misma condición de parias.

La honestidad intelectual de LOACH es lo que conmueve, la honestidad del hombre y su circunstancia social con su aguda mirada para hacerlo cine en cada pequeño detalle.

Puede encontrarse paralelismo con el neorrealismo italiano, por la exposición de lo social, puede hallarse similitudes con el cine de los Dardenne por esa austeridad y por esa brillante simpleza de la exposición cotidiana de la problemática de seres humanos.

Contrapongo lo que en algún momento HITCHCOCK escribió: “un espectador difícilmente pague su entrada para ver lo que tiene a la vuelta de la esquina”.

Más allá de la enorme naturalidad interpretativa de DAVE JOHNS y de todos sus reconocimientos internacionales (Palma de Oro en Cannes 2016, entre otros), su discurso final, en boca de HAYLEY SQUIRES, es todo lo conmovedor que puede llenar y sintetizar una película. Sin un ápice de más. CINE GRANDE.

 

 Texto: VICTOR LANGUASCO.

 

 

Ranking Yenny

  • Ficcion 
  • No Ficcion 
  • Música 
  • Pelis 
image preloader image preloader image preloader image preloader image preloader image preloader