Conocemos a: Verónica GARCIA. Artista Plástica

Lugar de Nacimiento: Buenos Aires en 1965. Vivió en España y Brasil entre los años 1988 y 1993.  Radicada en Salta desde 2001


¿Desde hace cuánto comenzaste a pintar?
Con cinco años comencé a conocer todo tipo de técnicas usadas en el teatro con mi tía Elena Schumacher, titiritera de Ariel Villafañe. Asistí al taller de escultura y cerámica de Marta Lanfri desde los 13 a los 18 y ahí entré en la Pueyrredón, la Escuela de Bellas Artes de Buenos Aires. Continué estudiando pintura, fotografía, música, cine y antropología. Me aboqué profesionalmente a esto desde el 93, es decir hace más de veinte años.

¿Te conforma lo que hiciste desde entonces?
Bastante, pero siempre es más lo que falta que lo que hiciste.

¿ Hasta dónde querés llegar?
Uno desarrolla un discurso propio, poético, estético, un cuerpo de ideas materializado en el trabajo, un cuerpo de obra que es una visión del mundo y de la vida. Cada artista tiene un legado, algo para dar a los demás, y que sabe que es algo que deja, porque muchas veces esos significantes que el artista crea son utilizados por el resto de la sociedad años después. Aunque con la velocidad de las comunicaciones hoy día eso ya casi sucede en tiempo real. En general los artistas lo único que deseamos es llegar a tener el tiempo suficiente para llegar a conformarlo 

¿Qué asignaturas pendientes tenés?
La única cosa que siento pendiente de verdad es la música, que considero casi sagrada, desde chica estudié música y viví entre músicos porque mi papá lo era, pero cuando comencé a dedicarme de lleno al arte la dejé... en realidad creo que la dejé para preservarla de mí, de los años que me tocarían vivir, del prosaico engranaje de supervivencia que vuelve banal cuanto cosa uno haga. Pero siempre fue algo que imaginé retomaría en algún momento, cuando tuviera un tiempo relajado, y cierta paz que los años traen..  y creo que estoy en eso, retomando ese camino con la sabiduría de lo recorrido.. creo que estoy en el umbral de ese tiempo.

¿Cómo ves las ARTES PLASTICAS en SALTA, como actividad en proyección?
He visto crecer, desarrollarse todo un proceso de las artes plásticas/visuales en general en los años que llevo viviendo en Salta. Agarré un período muy significativo, desde el 2000 hasta hoy, prácticamente el período completo en que se perfila lo llamado arte contemporáneo. En Buenos Aires y otras grandes ciudades había ya una lectura de lo contemporáneo desde los tempranos 90, pero visto desde hoy podemos relacionar eso más bien con lo posmoderno. Yo venía trabajando en Buenos Aires desde los 90 como te conté, pero es en Salta donde vivo ese período de transición que duró más de una década y que -no hace mucho te diría- siento que comienza a catalizarse. Hay toda una nueva generación en la que claramente se ve. Salta tuvo y tiene (y tendrá en mi opinión) un rol importante en este proceso me parece, desde el aporte al panorama argentino de una visión propia muy identificable, diferente de la de Tucumán o la de Buenos Aires por ejemplo. Próxima a la de Córdoba tal vez. Sustentada en la estrecha relación que mantenemos con nuestra cultura popular y con la vivencia de la naturaleza, en un momento histórico en que estos aspectos antes relegados comienzan en virtud de la comunicación global a tener un papel protagónico en el mundo entero.